Aruba

Visita San Nicolás, el nuevo lugar de interés artístico de Aruba

Las aguas turquesas de Aruba son suficiente para enamorarnos una y otra vez. Y aunque no hay nada malo con unas vacaciones de puro relajamiento, hay veces que necesitamos ser un poco más culturalmente curioso.

En un país turístico como Aruba, puede ser difícil encontrar el lado auténtico, pero la isla se está convirtiendo en un destino cultural de primera clase. La mayoría de la acción se concentra en el area de San Nicolás.

Tradicionalmente, este barrio se giró alrededor de la refinería de petróleo que empleaba mucha de la población. Todo empezó a desaparecer cuando cerraron la refinería en el 2009. Hoy en día, jóvenes y artistas están transformando edificios abandonados y las calles están llenas de arte callejero.

No sobra la creatividad: Hasta la naturaleza forma parte del movimiento—por ejemplo, un árbol solar rodeado de mosaicos en la calle principal, funciona como una estación de WiFi.

Lo mejor es que aunque San Nicolás se encuentra a solo 20 kilómetros del area popular de Oranjestad, todavía no es muy conocido. Atrévete a explorar este barrio alternativo antes de que se masifique.

Conoce los artistas más ‘cool’

Los emprendedores se reúnen en Cosecha Creative Center, un lugar que es mitad taller de arte y mitad galería. Acá encontrarás accesorios, muebles y cuadros hechos por los líderes de la clase creativa de Aruba. No es nada raro ver artistas dando clases de arte manuales los fines de semana. Sigue tu tour en ArtisA Art Gallery (reconocido por su estilo contemporáneo) y Espacio Azul (los dueños representan más de 100 artistas del Caribe).

Tómate un selfie con los murales de graffiti

undefined
Disfruta del arte contemporáneo en la Aruba Art Fair. (Foto: Aruba Tourism Authority)

En San Nicolás saben que el arte no es sólo para los espacios encerrados. Los muros de los edificios coloniales también funcionan como lienzos para cientos de artistas que han dejado su huella en el barrio desde que empezó el Aruba Art Fair en el 2016. Por todas partes que caminas te toparás con graffitis gigantes que exaltan la cultura caribeña, espacios públicos adornados con mosaicos y esculturas hechas con productos reciclados.

Almuerza con los locales

El carisma llueve en Charlie’s Bar. Abierto desde el 1941, el establecimiento dice que es el bar más antiguo de la isla. Está repleto de curiosidades (placas de carros, llaveros, muñecos) que han sido donados por sus fans a través de los años. Casi todos los días hay música en vivo y el dueño, Charlie (cuyo abuelo era el fundador d el lugar), te envolverá sin fin con sus anécdotas. Pero la atracción principal sigue siendo la comida. Pide la cazuela de camarones, preparada con mariscos que vienen de los pescadores locales. ¡Ah! No olvides dejar un pequeño obsequio para la colección ecléctica del bar.

Date un tour histórico

undefined
Aprende como sobrevivieron en Aruba antes del turismo en el Museo de la Industria. (Foto: Aruba Tourism Authority)

Cada vez hay más museos independientes en San Nicolás. En el 2016 restauraron la emblemática torre de agua para convertirla en el Museo de la Industria. Ahí aprenderás como se las ingeniaban para sobrevivir antes del boom turístico. Hay exhibiciones que hablan del rol de Aruba como productor de áloe y la refinería que proveía petróleo a los aliados durante la segunda guerra mundial.

En el 2013, se inauguró el San Nicolas Community Museum—un centro de antigüedades que reflejan la historia de la comunidad. Gracias al trabajo de un historiador local, el edificio abarca una colección extensiva de vestidos ‘vintage’, muebles de los años veinte y otras reliquias.

Cena al estilo caribeño

O’Niel Caribbean Kitchen es uno de esos lugares que solo tiene unas cuantas mesas y los precios del menú son en florín (la moneda nacional), no en dólares como en la mayoría de los restaurantes americanizados. Los dueños jamaiquinos ofrecen platos típicos, que no encontrarás en las partes más turísticas de la isla. Disfruta de una cabra al ‘curry’ o una ‘batata yena’ (un tipo de papa rellena) con unos buñuelos de pescado salado. Verás que todo tiene ese sabor—¡y precio!—casero que se encuentran en los negocios de familia.