Consejos + Tendencias

Cinco cosas para hacer en el Viejo San Juan más allá de El Morro

¿Estás de visita en Puerto Rico? Una experiencia que todos los viajeros a la isla deben tener es explorar el Viejo San Juan, un distrito histórico que data de 1493, cuando llegó Colón.

El principal atractivo del área es sin duda El Morro, un fuerte que los españoles terminaron de construir alrededor de 1790 para proteger la ciudad. Y aunque sin duda debes visitar ese lugar, es importante explorar más allá para experimentar las otras cosas maravillosas que San Juan ofrece.

1. Camina con los ojos abiertos.

Algo que hace al Viejo San Juan un lugar tan encantador es la variedad de colores de la arquitectura colonial española junto a tranquilas plazas. Es una de las ciudades más antiguas de las Américas y un paseo por sus calles empedradas ofrece una ventana al pasado y al presente de la isla.

El paso más lento de la vida en la isla se mezcla con la historia bien conservada, así que no te sientas culpable por tomar un helado en Señor Paleta (¡prueba el cheesecake de fresa!) y simplemente disfrutar el sol.

Las plazas principales son Plaza de San José, donde verás una estatua de Juan Ponce de León; la animada Plaza de Armas; Plaza Colón, en honor a Cristóbal Colón; y la Plaza Dársenas, frente al mar.

2. Disfruta la creatividad de la vieja ciudad.

Pasa tiempo contemplando el arte en los varios museos y galerías de la ciudad. (Foto: Alamy)

El Viejo San Juan no carece de ofertas centradas en el arte, desde museos hasta galerías más pequeñas como la Galería Botello. Si realmente estás buscando inspiración, Poet’s Passage es medio café, medio galería de poesía con placas inspiradoras que cubren cada armario y pared. Los martes a las 7 p. m. realizan noches de micrófono abierto en una atmósfera relajada.

3. Prueba las bebidas artesanales.

De paseo por San Juan no necesitas hacer planes para beber; prácticamente cada dos pasos encontrarás un bar, muchos con asientos al aire libre, que ofrecen cocteles económicos y copas de sangría al precio de dos por uno.

Sin embargo, si estás buscando una experiencia especial con las bebidas, necesitas un plan. Para los tomadores de cerveza, La Taberna Lúpulo es un oasis de cervezas artesanales. En el interior encontrarás a lugareños y visitantes luchando contra el calor y bebiendo cervezas de Bell y Victory, aunque quizás prefieres optar por uno de los cócteles peculiares con cerveza.

Un consejo: El Perla Punch es excelente, con una mezcla de jugos de frutas, ron de limón y coco, y cerveza. Otro lugar para beber cocteles es La Factoría, un lugar tipo bar clandestino sin pretensiones, donde se encuentran las libaciones creativas y la música en vivo.

4. Come como un puertorriqueño.

undefined
Come como un puertorriqueño en Deaverdura. (Foto: Jessie Festa)

Con tantos restaurantes buenos, tanto locales como internacionales, es difícil decidir dónde comer. Ya que el Viejo San Juan es tan ligado a la historia y la cultura, es inteligente optar por una comida realmente típica.

En Deaverdura, escucharás música latina en un ambiente animado salpicado de color verde limón. El bar está forrado de cocos, un acompañamiento perfecto para la cena. No hay un menú impreso; en cambio, el mesero te recitará las ofertas: pollo frito, chuletas de cerdo, pescado fresco, lechón asado, pasteles, cada uno acompañado con arroz, frijoles, un plato opcional de plátanos fritos (tostones), y una variedad de salsas hechas en casa.

5. Conoce el San Juan artesanal.

undefined
Lleva a casa una bolsa de granos de café cultivados en la región. (Foto: Alamy)

Donde quiera que viajas, debes aspirar a conocer los negocios locales y apoyar la comunidad. Afortunadamente, San Juan ofrece varias maneras de hacerlo. Para conseguir recuerdos exclusivos y económicos, visita The Artisan Corner. Todo, desde las velas rociadas con vino hasta el café de piña y los jabones hechos a mano, es obra de artesanos puertorriqueños.

Otra sugerencia: Café Cuatro Sombras. Aquí puedes hacer tu pedido en el mostrador o en el laboratorio de café, o sentarte en el café rústico o en el patio junto a las plantas trepadoras. No importa qué ambiente buscas, tu taza estará llena de café 100 por ciento proveniente de Puerto Rico.

Olvídate de los llaveros baratos: Hasta puedes comprar una bolsa como un recuerdo para llevar a casa.

Hace poco Marriott International invitó a un grupo de bloggers de turismo a visitar Puerto Rico para captar algunos de los lugares extraordinarios de la isla. La campaña #PuertoRicoNoFilter anima a los bloggers a producir fotos inéditas de la belleza natural de Puerto Rico, porque Puerto Rico es tan hermoso que no necesita filtros….

Jessie Festa de Jessie on a Journey asumió el reto y también se las arregló para explorar algunos de los sitios históricos obligados en San Juan.