Consejos + Tendencias

Disfruta las mejores aventuras en un viaje a las Islas Caimán

Las Islas Caimán son, en esencia, las cimas de montañas submarinas que se elevan casi verticalmente desde el fondo del océano. Bajo el mar, los lados escarpados de estas montañas o “muros”, como se les llama, están incrustados con coloridos corales que a su vez proporcionan refugio y alimento a una rica diversidad de vida marina. Sin embargo, este oasis submarino marca el comienzo de los muchos encantos de Caimán. Abundan las aventuras al aire libre, y las excursiones terrestres deben ocupar un lugar destacado en tu lista de actividades obligadas en la isla.

Buceo en aguas profundas

La forma predilecta de explorar las maravillas de las profundidades es, para muchos, el buceo. En las islas hay montones de tiendas de buceo, entre ellas Red Sail Sports ubicada en Grand Cayman Marriott Beach Resort. Esta tienda ofrece servicios tanto a buceadores certificados como a principiantes que deseen realizar una inmersión introductoria de buceo.

undefined
La geografía de las Islas Caimán ofrece oportunidades inagualables para aventuras. Foto: Alamy

Otros prefieren ponerse una máscara y bucear con esnórquel, explorando desde la superficie. El proyecto Marriott’s Reef Ball Project, justo frente al completo turístico, es un arrecife artificial diseñado para proteger la playa y proporcionar un hábitat para la vida marina. Es ideal para que los principiantes se familiaricen con el mundo submarino.

Para quienes quieran experimentar las profundidades oceánicas sin siquiera mojarse, Atlantis Submarines realiza viajes por el borde del arrecife, tanto de día como de noche.

Deportes acuáticos Wet N’ Wild

Por encima del agua, la variedad de deportes acuáticos que se ofrece es amplísima. Los niños adoran los paseos en bananas inflables, el parapente y el catamarán, mientras que los adictos a la adrenalina pueden participar en safaris en motos acuáticas o hacer wakeboarding. Los días ventosos son ideales para practicar windsurf y kitesurf, mientras que los días tranquilos son más apropiados para un kayak relajado a lo largo de la costa o a través de los manglares.

undefined
Atrévete a volar con el viento. Foto: Alamy

El paddleboarding o remo de pie se hace cada vez más popular. Es fácil de aprender y las posibilidades, una vez que lo logras, son ilimitadas, desde explorar simplemente la costa hasta practicar yoga sobre la tabla y remar de noche.

No hay dudas: Stingray City Sandbar es la principal atracción de las Islas Caimán. Haz un viaje en barco a este banco de arena que llega hasta la cintura en medio del Estrecho Norte (North Sound) y, en cuestión de segundos, estarás rodeado de docenas de mantarrayas suaves y sedosas, muy amigables, que hasta se dejan cargar.

undefined
Sin duda, Stingray City es el destino más popular en las Islas Caimán. Foto: Alamy

Puedes tener la suerte de ver una tortuga mientras haces esnórquel o buceo en Gran Caimán. Si no, tienes la seguridad de tener un encuentro muy cercano con estas intrigantes criaturas en Boatswain’s Beach Adventure Park & Turtle Farm. Allí los visitantes encontrarán tanques para tocar animales, una laguna donde pueden nadar con tortugas de un año, así como una piscina, un tanque con depredadores y un aviario.

Excursiones terrestres

Si prefieres un enfoque más práctico, da un paseo a caballo por el lado más salvaje de Gran Caimán. Varios establos ofrecen paseos a caballo, a menudo a lo largo de la playa desierta en el Parque Nacional Barker. Al final de la cabalgata tú y tu corcel pueden refrescarse en el MarCaribe.

Con coloridos jardines, un paseo de orquídeas, un jardín patrimonial y humedales para explorar, el Jardín Botánico Queen Elizabeth II es un lugar agradable y sombreado donde pasar unas horas entre plantas exuberantes e iguanas azules.

A solo unos minutos de Grand Cayman Marriott Beach Resort, Camana Bay es una urbanización bellamente diseñada que cuenta con avenidas peatonales arboladas, numerosos restaurantes, cafeterías y boutiques, patios sombreados, fuentes y un puerto deportivo. Es un lugar encantador para pasear, y con 300 eventos cada año, ¡siempre hay algo que hacer!