Consejos + Tendencias

Las 8 atracciones de Puerto Rico que los niños y adultos van a adorar

Para muchos padres, Puerto Rico es el lugar ideal para vacacionar en familia: la Isla del Encanto tiene un área de solo 100 por 35 millas (160 por 56 km), y es fácil de recorrer. Su geografía y paisajes diversos —como la única selva tropical en Norteamérica, el bosque seco de Guánica, los paisajes de la zona kárstica, el tercer sistema de cuevas subterráneas más grande del mundo y, por supuesto, las playas—, brindan experiencias suficientes para la exploración que mantendrían a una familia ocupada por semanas.

Pero, más allá de estas razones obvias para considerar la Isla del Encanto como lugar de vacaciones, existe otra razón que podría ser igual de convincente: Con un área de solo 100 por 35 millas (160 por 56 km), Puerto Rico es fácil de recorrer, y su geografía y paisajes diversos —como la única selva tropical en Norteamérica, el bosque seco de Guánica, los paisajes de la zona kárstica, el tercer sistema de cuevas subterráneas más grande del mundo y, por supuesto, las playas—, brindan experiencias suficientes para la exploración que mantendrían a una familia ocupada por semanas.

¡Qué lástima que las vacaciones por lo general no duran tanto!

Aquí te mostramos cómo aprovechar al máximo tus vacaciones familiares visitando las 8 mejores atracciones para adultos y niños en la isla.

1. El Yunque

Posiblemente la atracción turística más conocida de Puerto Rico, El Yunque es la única selva tropical de América del Norte. Este solo hecho hace que amerita la visita, pero con cascadas en las que pueden darte un chapuzón refrescante y programas históricos que convierten este lugar de interés en algo tan educativo como emocionante (específicamente el trabajo del Cuerpo Civil de Conservación durante la Gran Depresión), El Yunque sin dudas encabeza la lista del viaje familiar. (Nota: El Yunque fue dañado por el huracán María en Septiembre de 2017, así que, pide a tu conserje por información actualizada sobre esta atracción.)

2. Una excursión por la bahía fosforescente de Fajardo

undefined
Observa las luces resplandecientes de la bahía bioluminiscente en Puerto Rico. (Foto: Alamy)

Más accesible que las bahías bioluminiscentes de Vieques y La Parguera, una excursión nocturna por la bahía de Fajardo es una experiencia inolvidable.

Las familias pasean en kayak con un guía a través de un manglar que lleva a una bahía que parece estar surcada de estrellas o destellos debido al fitoplancton que tiene propiedades fosforescentes.

Tratan de visitarla en días de luna nueva cuando ninguna luz, ni artificial ni natural, interfiera con su posibilidad de ver este fenómeno resplandeciente.

3. El bosque seco

undefined
Salga del circuito turístico, visita con tus hijos el bosque seco de Guánica. (Foto: Alamy)

La selva tropical de Puerto Rico recibe más atención (y visitas), pero hacia el sur encontrarán una atracción mucho menos conocida (y menos visitada): el bosque seco de Guánica.

Este bosque solo recibe una precipitación anual promedio de 30 pulgadas (76 cm) (en comparación con más de 200 pulgadas [510 cm] en El Yunque), así que es fácil entender por qué aquí florecen cactus y otras plantas de clima seco. Los senderos suelen estar bien cuidados pero no olviden llevar agua suficiente. Hace mucho calor aquí.

4. ¡Playas!

Puerto Rico tiene la suerte de contar con muchas playas, desde las arenas bañadas por las olas del Atlántico en el lado norte de la isla, hasta los mares calmos y cristalinos del Caribe en el lado sur.

Ya sea que están buscando olas para surfear (¡visite el Rincón!) o un mar tranquilo donde tus hijos puedan flotar o bucear (El Escambrón en San Juan es una opción estupenda), Puerto Rico realmente tiene aguas para todo tipo de viajero.

5. Arte urbano

¿Tienes hijos adolescentes con mucha onda como para… bueno, ¡para todo!? Sorpréndelos con tu conocimiento del arte urbano de San Juan llevándolos al barrio de Santurce. Anfitrión del festival anual de arte urbano Santurce Es Ley, este barrio de vanguardia acoge durante todo el año todo tipo de arte urbano.

Artistas de toda la isla, y del mundo, convergen en Santurce para pintar murales épicos que pueden ver mientras pasean en el auto de alquiler o a pie.

6. La heladería más famosa de la isla

undefined
Refréscate con la heladería más famosa de la isla. (Foto: Alamy)

Puerto Rico tiene una variedad aparentemente interminable de dulces, desde helados con sabores tropicales llamados piraguas hasta un ponche casero llamado coquito que se disfruta durante las festividades de diciembre y enero.

Pero no importa la época del año, los puertorriqueños se van derechito a la plaza principal de Ponce y hacen fila en King’s Cream para disfrutar un helado de bajo costo y delicioso. Desde maní y papaya, hasta piña y maracuyá, las opciones reflejan el verdadero sabor de esta isla caribeña.

Cuando hayan pedido tu vaso o cono, crucen al otro lado de la calle y disfruten del ambiente de esta tradicional plaza de la ciudad.

7. Clases de baile en Ponce

La música y el baile son partes ineludibles de la cultura puertorriqueña, y muchos visitantes descubren que quieren aprender algunos pasos.

En Ponce, la “Perla del Sur” y la segunda ciudad más grande de Puerto Rico, personas de todas las edades pueden visitar el estudio de Julie Mayoral para recibir clases introductorias de salsa y otros bailes puertorriqueños.

8. Hacienda Buena Vista

La antigua plantación de café, que forma parte del Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico, ofrece visitas a la propiedad, así como demostraciones de actividades tales como talleres de fabricación de chocolate y talleres de ciencia ciudadana.

Debe reservarte con antelación ya que los sitios del Fideicomiso de Conservación no aceptan solicitudes de visitas para el mismo día.