Consejos + Tendencias

Lo mejor de Puerto Vallarta: qué hacer y ver en 48 horas

Con una estancia de solo 48 horas en Puerto Vallarta, desearás disfrutar al máximo cada minuto. Dedica un tiempo a explorar las diferentes áreas del pueblo, disfruta de las playas y de las puestas de sol y, ya que este es uno de los principales destinos gastronómicos de México, prueba algo de su exquisita cocina.

Paseo frente al océano

Un recorrido por el malecón es la mejor forma de conocer Puerto Vallarta. Siguiendo la curva de la playa, este amplio malecón lleno de palmeras se extiende por más de 20 cuadras y te lleva desde el centro al Viejo Vallarta, conocido por la gente de la localidad como la Zona Romántica.

Puedes disfrutar de muchos paisajes durante el trayecto. Encontrarás estatuas de bronce hechas por los artistas locales, colocadas a intervalos, muchas caprichosas, algunas que invitan a la reflexión. La Bahía de Banderas se puede ver a la distancia hacia ambos lados, y las tiendas y boutiques te incitan a detenerte y a prestar atención. Pasarás por la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe con su notable corona, un hito en Puerto Vallarta.

Disfruta de una comida en alguno de los muchos restaurantes que se encuentran a lo largo del Malecón, tal vez Cervecería La Unión, en donde puedes probar ostiones frescos y cerveza artesanal. Luego, continúa tu recorrido.

Vista de la playa

undefined

Cuando llegues a la playa de Los Muertos, elige una mesa en el exterior, a la sombra de una sombrilla o quitasol, o renta una hamaca y disfruta de la playa, mientras saboreas una bebida fría. Refréscate nadando en el agua o solo disfruta del escenario: personas en paracaídas que van elevándose desde el agua, un bote que ocasionalmente pasa por la bahía mientras los niños juegan en la arena.

De compras en la isla

Cuando sientas mucho calor en la playa, o estés listo para cambiar de escenario, puedes cruzar el puente para ir a la isla Cuale. En esta pequeña isla que se encuentra en el Río Cuale encontrarás una gran cantidad de puestos en los que se venden artesanías y recuerdos, así como artistas que ofrecen su trabajo. Elige algunos recuerdos o regalos para llevarles a esas almas desafortunadas que tuvieron que quedarse en casa, luego ve al Museo Cuale para recibir una breve lección de historia sobre los grupos indígenas que habitaron la región en los tiempos antiguos.

Durante la puesta de sol y después

undefined

No te permitas estar adentro durante una de las espectaculares puestas de sol de Puerto Vallarta. Uno de los mejores lugares para disfrutarla es el Restaurante La Palapa, ubicado en la playa. Ordena una fabulosa comida, luego disfruta del espectáculo en el cielo con tus pies en la arena. Cuando la tarde se convierta en noche, dirígete a uno de los vibrantes clubes nocturnos de la localidad para disfrutar de la fiesta toda la noche.

Descubre la Marina

undefined

Inicia tu segundo día con un paseo por la marina de Puerto Vallarta. Súbete a un taxi acuático o renta un bote privado que te lleve a los mejores lugares para nadar, practicar esnórquel, comer y beber. Puerto Vallarta es todavía más hermoso cuando se lo ve desde el agua, y puedes explorar el área que se encuentra fuera de la ciudad. Practica algo de esnórquel en Los Arcos, un par de pequeñas islas con arrecifes, túneles, cuevas y arcos repletas de vida marina.

Placeres simples

Elige una de las tranquilas playas que se encuentran al sur de Puerto Vallarta. Playa Las Ánimas, Boca de Tomatlán o Yelapa son excelentes opciones. Las chozas rústicas que se encuentran a la orilla de la playa sirven deliciosas margaritas y micheladas, un cóctel a base de cerveza y la pesca del día. Las montañas cubiertas de un verde exuberante crean un dramático telón de fondo contra el agua reluciente.

No te quedes demasiado tiempo. Regresa a Puerto Vallarta para disfrutar de una cena inolvidable en el Café des Artistes para cerrar tu visita con broche de oro. La comida de inspiración francesa también mezcla influencia mexicana y el delicioso menú de seis tiempos del chef hace que los visitantes regresen año tras año.

Después de pasar dos felices días en Puerto Vallarta, descubrirás que buscas razones para regresar, y todavía hay muchas experiencias que bien valen otra visita.