Consejos + Tendencias

Los mejores lugares para caminar en Washington D.C.

Washington tiene su cuota de secretos, políticos o de otro tipo. Por lo tanto, no debería sorprendernos que tenga secretos del tipo natural e imponente y también otros de nivel callejero, extravagante. Estos son los lugares que los residentes gustan visitar para caminar, reflexionar y conectarse con lo que es único de D.C.

Arboreto Nacional de los Estados Unidos

El Arboreto Nacional de los Estados Unidos abarca 446 acres de felicidad bucólica: imagina una pradera perfumada en un paisaje griego clásico con columnas corintias y todo (fueron retiradas del Capitolio en la década de 1950). Son catorce kilómetros de senderos que atraen a los excursionistas (incluso tiene la comodidad de un tranvía), pero la mejor manera de explorarlo es en bicicleta. Desplázate libremente a través de la Arboleda Nacional de Árboles de los Estados para ver de cerca una secuoya gigante de California o un tulípero de Indiana. El mapa te guiará al árbol de tu propio estado natal. ¡No olvides reservar tu espacio para la caminata de luna llena! Esta caminata de unos 6 kilómetros ofrece vistas irreales del paisaje bañadas por la luz plateada de la luna.

Roosevelt Island

A unos 5 kilómetros al oeste del centro de la ciudad, explora un monumento digno del 26.° presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt Island flota en el río Potomac. En la década de 1930 sus 88.5 acres fueron transformados de olvidadas tierras de cultivo a una jungla tranquila. Roosevelt Island es una isla libre de bicicletas y automóviles, que ofrece kilómetros de senderos y paseos excelentes que le hubieran encantado al apasionado conservacionista. El staccato de pájaros carpinteros y garzas resuena mientras recorres el sendero del pantano, de un poco más de dos kilómetros de largo, a través de hermosos bosques y esteros tachonados con totoras. Pierde la noción del tiempo al presenciar la abundancia de aves y vida silvestre, y haz una pausa para disfrutar de excelentes vistas del Kennedy Center y Georgetown University al otro lado del río.

The Fridge

Anótate unos puntos si encuentras el camino a The Fridge, una joya escondida de D.C. La mitad de la diversión es ubicar este espacio secreto que celebra el arte callejero en todo su esplendor extravagante. Abierto todos los días, está en 8th Street SE (Barracks Row), metido en un callejón entre Belga Café y Senart’s Oyster & Chop House, en el histórico Eastern Market. Cuando veas las coloridas creaciones que adornan sus paredes de bloques de hormigón, sabrás que llegaste. Aquí abundan las actividades en el interior y al aire libre, y aparte de las presentaciones de arte vanguardista, la galería es la sede del grupo Beltway Poetry Slam Team. Puedes ver sus actuaciones originales y conmovedoras el último martes de cada mes.

Los pasos españoles

Da un paseo hacia el norte por 22nd Street NW en el vecindario de Kalorama, y justo antes de llegar a S Street NW, una encantadora escalera se alza frente a ti. Construida en 1911, los pasos españoles, como se les conoce, fueron construidos como imitación de sus homónimos de la Plaza de España, en Roma. La serie de escalones y terrazas se levantan y tuercen a cada lado de una elegante fuente de cabeza de león. Apóyate en la balaustrada decorativa para disfrutar de una vista preciosa de Embassy Row. Toma un gelato artesanal en Dolcezza, ubicado en Connecticut Avenue, y siéntate en los escalones para saborearlo mientras contemplas a la gente pasar desde tu posición privilegiada en este tesoro escondido.