Consejos + Tendencias

Relajación total, playa, spa y temazcal, todo en Puerto Vallarta

Puerto Vallarta recibe millones de turistas que llegan con la finalidad de disfrutar de la playa y el mar, relajarse y desconectarse del mundo y sus presiones, tomar el sol con una rica bebida a un lado y nadar al compás de las olas. Pero si quieres llevar la relajación a un mejor nivel, este paraíso te ofrece lugares especializados para tomar un masaje relajante, un tradicional temazcal y hermosas playas alejadas del bullicio.

Temazcal, una tradición para la relajación total

Este tradicional baño de vapor tiene sus orígenes en la época prehispánica, considerado como un ritual y en ocasiones como una terapia para distintos males. Al ser considerado un ritual, no se enfoca únicamente a la parte física, sino también atiende la parte espiritual y energética.

Se realiza en un lugar especial con techo esférico parecido al de un iglú y el cual tradicionalmente es construido con adobe o barro. La ceremonia es guiada por una persona experta que conoce la tradición. Se utilizan una variedad de hierbas y plantas naturales consideradas medicinales y piedras volcánicas, las cuales son calentadas durante varias horas en un fogón o montículo con leña para que así alcancen una temperatura tan elevada que provoquen el calor necesario.

Una vez adentro, el guía vierte agua sobre las enrojecidas piedras provocando el vapor que elevará la temperatura del lugar y de todos los participantes haciéndolos sudar y de esta manera eliminar las toxinas de su cuerpo, al mismo tiempo que aspiran la esencia de las plantas. Al final, se utiliza agua fría para limpiar el sudor y como parte esencial de la terapia. Generalmente el ritual es realizado en grupo pero puede depender del lugar.

Los efectos curativos del temazcal abarcan desde la piel, el aparato respiratorio, sistema circulatorio, muscular, inmunológico, nervioso hasta temas relacionados con el post-parto. Puedes encontrar este tradicional servicio en la comunicad de El Nogalito, ubicado a tan sólo 20 minutos en auto del centro de Puerto Vallarta.

Spas, relajación convencional

Si lo que buscas es algo más convencional, Puerto Vallarta ofrece una gran variedad de spas o lugares que con diversos tipos de masajes, que pueden ser desde masaje descontracturante, con piedras calientes, deportivo, linfático o sueco.

Si quisieras algo más completo también cuentan con paquetes especiales para todo un día, en el que deleitarás a tu cuerpo y tus sentidos no sólo con un masaje, también podrás tener un facial, aromaterapia, música, refrigerios o diferentes amenidades.

Y para ocasiones más románticas, cuentan con paquetes especiales para parejas. También está la opción de tomar algún tratamiento corporal, como exfoliaciones o tratamientos con chocolate. Tendrás a tu disposición un menú de relajantes opciones para disfrutar de tus vacaciones al máximo.

Hermosas playas para descansar del bullicio

Marriot Puerto Vallarta Resort & Spa
La playa ubicada en la propiedad del Marriott Puerto Vallarta Resort & Spa te ofrece una variedad de actividades relajantes. (Foto: Edgardo Contreras)

La zona turística de Puerto Vallarta cuenta con varias playas donde puedes tomar el sol y disfrutar del mar, sin embargo, la mayoría estarán llenas del turismo local y extranjero. Si quieres disfrutar un rato más tranquilo con la vista del hermoso Océano Pacífico y sin alejarte demasiado del centro, están estas dos opciones, playa Las Gemelas o playa Punta Negra, ubicadas aproximadamente a 15 y 20 minutos en auto del centro de la ciudad.

A pesar que ambas están frente a grandes condominios, son pequeñas playas con pocos visitantes, extremadamente limpias y sin restaurantes, sólo podrás encontrar una o dos personas ofreciendo fruta y sombrillas para el sol. Además, el color azul turquesa del mar y la fina arena de la playa Las Gemelas te dejará maravillado.

Si deseas tomar el sol y disfrutar las olas sin el caos de la ciudad, no te arrepentirás de visitarlas, además tendrás asiento de primera fila para la puesta de sol. Considera que al no haber restaurantes y servicios no encontrarás baños, pero créenos, el lugar lo vale.