Salud + Bienestar

Las mejores maneras de relajar en Nueva York

La ciudad de Nueva York vibra con una intensidad que se encuentra en muy pocos lugares del planeta. Sus icónicos rascacielos, su cacofonía de sonidos y las animadas multitudes que se mueven con una energía dinámica que infunde vigor. Eventualmente, incluso los más acérrimos neoyorquinos buscan paz y relajación en un espacio tranquilo.

¿Buscas lugares para relajarte en Nueva York y tomar un respiro? Estos idílicos escondites urbanos te permitirán desconectarte y relajarte incluso en medio de la locura de Manhattan.

The Ramble, Central Park

Central Park, el más importante e inmenso oasis de la ciudad con verdes jardines, puede parecer abarrotado, especialmente los fines de semana cuando los visitantes y los lugareños se reúnen y se sientan en sillas de jardín o sobre mantas en el césped. Evita los jardines y mejor dirígete al Ramble del parque. Este camino de terreno rocoso y accidentado se encuentra en el corazón del parque y a pesar del bullicio de este, es felizmente tranquilo y sin multitudes. Una exuberante zona llena de árboles te ofrece sombra para protegerte del sol y oscurece los rascacielos que se ven a la distancia. A medida que te adentras por sus senderos serpenteantes y atisbas el brillante lago, esta tranquila área de un parque de Nueva York hace que sea muy fácil que olvides de que no te encuentras en las profundidades de un remoto bosque.

Great Jones Spa, NoHo

Alejado de las bulliciosas calles, del tráfico y de las sonoras bocinas del muy de moda vecindario NoHo, Great Jones Spa les ofrece a los visitantes acceso a un extraordinario mundo de mimos y relajación. El espacio subterráneo cuenta con una cascada de tres pisos y un salón decorado estilo feng-shui, bien equipado con regadera de agua caliente, sauna con piedras de río, cuarto de vapor con luz de chakra y una alberca de inmersión.

Consiéntete con un suntuoso tratamiento como el Signature Massage del Spa, que mezcla técnicas suizas o masajes de tejido profundo con piedras calientes, toallas calientes y aceites de aromaterapia curativos.

The Frick Collection, Upper East Side

ALos amantes del arte que necesiten relajarse deben dirigirse a Upper East Side, dejando de lado el atestado Museo Metropolitano y optando por la increíblemente tranquila Frick Collection. Ubicada en una opulenta mansión construida en la Edad Dorada que alguna vez fue propiedad del industrial Henry Clay Frick, la colección, que rara vez recibe multitudes, exhibe obras de antiguos maestros que abarcan del siglo XIV hasta el siglo XIX. Cuando no estés disfrutando de las obras de Bellini, Rembrandt, Vermeer y Whistler, admira la arquitectura ornamental de la casa y sus tranquilos salones. Es posible también sentarse en una banca que se encuentra al lado de la alberca reflejante del patio interior y disfrutar de un momento de relajación Zen.

The Cloisters, Washington Heights

Ve hacia los acantilados de Washington Heights para visitar uno de los escondites más notables de la ciudad y uno de los mejores lugares para relajarse y calmarse. Ubicado en el Parque Fort Tryon de 66 acres, The Cloisters y sus cuidados terrenos son una especie de sucursal del Museo de Arte Metropolitano. Con su decorado exterior de piedra inspirado en el diseño de los monasterios europeos, The Cloisters ofrece exhibiciones de arte, arquitectura y artefactos de la Europa medieval. Puedes recorrer sus tranquilos salones, pasear por sus decorativos jardines y caminar por los apacibles senderos del parque, deteniéndote para admirar vistas del brillante Río Hudson que se encuentra justo debajo.

Cozy up to the cats at Meow Parlour. (Photo: Robert K. Chin - Storefronts / Alamy Stock Photo)

 

Sentarse a ver videos de gatos en YouTube es tan de 2014. Aléjate de esa solitaria tradición y dirígete a Meow Parlour para un encuentro con felinos peludos. El Meow Parlour de Lower East Side es un café de gatos, una tendencia que va en auge en ciudades como Tokio y San Francisco, así como en la Gran Manzana. Los gatitos vagan libres por el café y los propietarios rentan porciones de tiempo, desde 30 minutos hasta 5 horas, que puedes pasar acariciando y relajándote con estas pequeñas bolas de pelo. Antes de tu cita, no olvides detenerte en la Meow Parlour Pastisserie para traer café y macarrones y galletas con forma de gatito que podrás saborear mientras convives con los gatos.

Brooklyn Botanical Gardens

Cuando las cálidas temperaturas de la primavera hacen salir a los neoyorquinos de sus departamentos y oficinas, los jardines botánicos de Brooklyn ofrecen un respiro que lleva paz al alma. El tranquilo parque en la ciudad de Nueva York es particularmente impresionante durante la temporada en que florecen los cerezos, ya que los árboles de cerezo se llenan de brotes color rosa. Planea con anticipación y trae una manta para recostarte y tomar una siesta entre los árboles en la Explanada de los Cerezos. Los senderos del parque atraviesan idílicos paisajes repletos de plantas y flores únicas. Lleva un libro al estanque japonés y prepárate para disfrutar de una tarde de total calma.