Cultura + Estilo

Los secretos del Parque Metropolitano de Santiago, Chile

El Parque Metropolitano en Santiago, más bien conocido como Cerro San Cristobal es un parque que con 722 hectáreas es el parque urbano más grande en todo Latinoamérica. El parque fue establecido en el 1921 cuando el cerro encontraba casi sin vegetación, y ha sido un proyecto de largo plazo para desarrollar el parque a su actual estado verdoso. A continuación hay algunas formas de disfrutar este gran area verde que muchos consideran los pulmones de la ciudad.

Varias maneras para subir

Una cosa es apreciar el parque el cerro desde abajo, y el otro es subirlo. Hay muchas maneras posibles para subir por sus dos accesos principales, por Pio Nono (Bellavista) y Pedro de Valdivia (Providencia). Una opción es tomar un taxi, que generalmente se toma por la subida por Pio Nono. Más tarde, tendrás que bajar por la salida de Pedro de Valdivia.

Funicular
Ten la camera a mano para la subida en el funicular. (Foto: Getty Images)

Segundo, y durante muchos años la opción preferida fue el funicular, que funciona desde el 1925 y en el 2000 fue declarado monumento histórico nacional de Chile. Tiene tres paradas, incluyendo el zoológico (ver abajo) y la Plaza México, donde habitualmente los visitantes toman un mote con huesillo, una especialidad local que consta de un nectar de durazno deshidratado y rehidratado, cocido al agua con canela y clavo de olor. El vaso se sirve con los mismos frutos más mote de trigo. Se toma entre sorbos y con una cuchara, y es dulce y refrescante.

Otra muy buena opción que funciona nuevamente desde el 2016, con cabinas grandes (entran 4-6 personas) es el teleférico que se toma desde la entrada en Pedro de Valdivia que lleva los pasajeros a gran altura y con una excelente vista.

Pedalear es otra posibilidad, subiendo por Pio Nono o Pedro de Valdivia, que es lévamente mas suave, pero ambos tienen pendientes de unos 5 km. Muchos ciclistas de alto rendimiento suben varias veces seguidas para entrenar, y ojo que la subida es el mismo camino donde transitan autos.

La última opción es subir caminando, que puede ser por cualquier de los dos caminos principales, o por un sendero que empieza a unos 700 metros de la entrada por Pio Nono, que se llama El Zorro Vidal. La subida es de dificultad media y uno se demora unos 30-40 minutos en subir, dependiendo del estado físico.

Que visitar en El Cerro

Una vez en el cerro, hay varios atractivos, entre ellos la plaza con el prometido mote con huesillo, y más arriba está la Virgen de la Inmaculada Concepción, y su capilla. La Virgen mide unos 14 metros de altura, y fue instalada en el 1908. El anfiteatro de La Virgen es generalmente un lugar de tranquila contemplación con su día mas visitado siendo el 8 de diciembre (el día de La Inmaculada Concepción). Desde arriba hay una preciosa vista por sobre la ciudad.

Piscina
No olvides el traje de baño. (Foto: Getty Images)

También hay otros atractivos en el cerro, entre ellos el Jardín Botánico Mapulemu con cuatro hectáreas de flora endémica de Chile, tantas flores como arboles, como el peumo, boldo y otros árboles típicos del bosque esclerófilo de la zona central de Chile. También hay un zoológico que tiene mas de 50 especies de animales, incluyendo los torpes y adorables pingüinos magellanicos del sur de Chile. Y para los mas grandes, o bien, niños de todos las edades, no hay verano sin visita a una (o dos) de las piscinas del cerro, que son el Tupahue y Antilén, ambas abiertas desde fines de noviembre hasta fines de marzo. Frente la piscina de Tupahue está la plaza Gabriela Mistral, donde hay juegos para niños, mosaicos y una fuente.

Por cada acceso del cerro hay muchos senderos, que hay que explorar con tiempo. Aunque hay acceso al parque los siete días de la semana, tantas las piscinas y el zoológico se encuentran cerrados los días lunes, igual como los museos de Santiago.